Nuevos Paradigmas de Salud: hacia el bienestar integral

12.12.2019

La OMS ha definido la salud como: "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad o dolencia", proponiendo una visión del funcionamiento de las personas desde una concepción holística, resultante de fundamentaciones biológicas, motivaciones, psicológicas y condicionamientos sociales.

Los mandatos de salud pública actuales son atravesados por variados determinantes sociales tales como el sexo, la pobreza, la desigualdad, el género y la diversidad étnica. Las normas, los roles y las relaciones basadas en el género también afectan las respuestas brindadas a distintas problemáticas. 

La salud y las enfermedades en general se encuentran determinadas por múltiples e interdependientes factores de interacción social, psicológica y biológica. Todo ello tiene repercusiones directas en el abordaje de la salud desde las instituciones públicas, abriendo la necesidad de trabajo multi e interdisciplinario para distintas patologías y promoviendo nuevas perspectivas desde la prevención y el bienestar integral.

Uno de los aspectos que se está trabajando actualmente a nivel internacional plantea acciones en pos de la incorporación de la perspectiva de género en las instituciones, comprendiendo las desigualdades por razones de género en el acceso y tratamiento de la salud. En ese aspecto la Organización Mundial de la Salud adoptó una política interna respecto al género en el año 2002, sosteniendo el objetivo de:

"(...) procurar que en toda investigación, política, programa, proyecto e iniciativa en los cuales participe la OMS se tengan en cuenta los temas de género. Esto ayudará a aumentar la cobertura, la eficacia, la eficiencia y, en último término, el efecto de las intervenciones de salud tanto para las mujeres como para los hombres, contribuyendo al mismo tiempo al logro de la meta general de las Naciones Unidas en lo que se refiere a la justicia social."

Hoy resulta necesario sensibilizar y capacitar a profesionales de la salud respecto de un nuevo paradigma de salud dirigido al bienestar. Esto implica promover, aprender y compartir un código común entre el personal del ámbito de la salud, proponiendo esquemas y mecanismos para asegurar el respeto a los derechos humanos y la construcción de vínculos más equitativos entre las personas.